Cobertura de necesidades

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Segundo Asalto establece una línea de acción para afrontar las necesidades o déficit detectados en la sociedad o en el entorno de los usuarios. Poniendo especial atención a lo siguientes apartados:

 1        Ámbito educativo.

 Apoyar la atención que reciben los menores con el fin de reducir o mejorar el estado actual respecto a los elevados índices de fracaso escolar y absentismo. El profesorado, los centros educativos y la propia ley, no se adaptan adecuadamente para atender a la variedad de perfiles del alumnado que se presenta en la sociedad en que vivimos, que demandan una atención específica. El aburrimiento y apatía se apropian de ellos, originando dejadez excesiva, falta de estimulación cognitiva, desmotivación y conductas violentas. Los adolescentes son cada vez más vagos, porque no se les ofrece un abanico de posibilidades de aprendizaje. Se puede aprender lo mismo, pero con metodologías distintas. Una atención especializada, individualizada e innovadora puede ser una gran ayuda para que los menores progresen por el camino (nunca fácil) de la formación académica o profesional.

 2        Formación personal.

 Invertir en educación y recursos para hacer buenos ciudadanos. Cada vez, son más los recursos que invierten en talleres de educación trasversal desarrollando temas como la sexualidad, la violencia de género, el respeto al medio ambiente, la prevención o tratamiento en toxicomanías y un largo etcétera que forma ya parte de los programas educativos como asignaturas de carácter casi obligatorias. Segundo Asalto, incluye esta formación con carácter permanente y mediante una metodología creativa, otorgando especial atención al individuo, a las necesidades individuales y, al mismo tiempo, a la ayuda y cooperación que puede hacer el mismo grupo de iguales. Los valores y habilidades sociales no serán solamente una asignatura, sino una meta constante y diaria.

 3        Núcleo de convivencia de los menores.

 La situación familiar y los aspectos personales de los menores influyen en sus capacidades y actitudes. El grado de estabilidad en el núcleo de convivencia crea factores actitudinales que se reflejan en la vida cotidiana, marcando un perfil personal que se acentuará en la edad adulta, considerando como mayor riesgo la repetición de los estereotipos vividos en el ámbito familiar. Dar a los chicos la posibilidad de expresar sus inquietudes, sentimientos, ideas y pensamientos por medio de actividades creativas ayuda, también, a disminuir el grado de frustración, vergüenza y enfado, que puedan sentir por estar inmersos en una situación desfavorecida.

 4        Creatividad e imaginación.

 Fomentar, desarrollar y potenciar estas capacidades cognitivas es algo que la sociedad de mercado está dejando de lado, proporcionando alternativas de ocio donde las máquinas electrónicas toman todo el protagonismo, formando, incluso, parte del mobiliario cotidiano de la mayoría de los hogares, sin distinción de sexo, raza, cultura o nivel social. Pensar y crear se ha convertido en actividades que requieren un gran esfuerzo. Nuestros menores se están acostumbrando a divertirse apretando botones que mueven muñecos, armas, bolas de colores, etc. Y luego se les exige tener la mente ágil para estudiar, lo cual es bastante contradictorio. Por ello, Segundo Asalto pretende ofrecer una variedad de actividades creativas que potencien la imaginación, el despertar de la mente, el pensamiento y la reflexión. La música, la fotografía, los documentales y talleres manuales son una buena fuente de creación, cercana a los gustos de los menores y que facilita la motivación por el trabajo y la expresión de sus inquietudes.

 5        Servicio de orientación.

 Ayudar y acompañar al menor en su proceso de construcción personal y de aprendizaje. Guiar en la toma de decisiones y reorientar su conducta y actitud para lograr que sean ciudadanos activos en la sociedad. Las actividades grupales servirán para dar pistas al orientador sobre los aspectos que habrá que reforzar en cada caso. Por tanto, una actividad grupal creativa y reflexiva dará lugar a orientaciones individuales y concretas.

 6        Coordinación interinstitucional.

 Establecer contactos y trabajar de forma coordinada y cooperante con todos los servicios y sectores en los que participa el menor (centros escolares, servicios sociales, centros de medidas, familiares, etc.) para establecer una conexión eficaz y productiva entre  actividades, contenidos y objetivos; de esta manera el trabajo profesional es completo. Segundo Asalto se presenta como un complemento a los programas y servicios formativos y educativos, ya establecidos en la ciudad.